Home Noticias Colecta anual de Cáritas

Colecta anual de Cáritas

by jose

Cada año Caritas nos convoca a unirnos a su trabajo de testimonio y de ayuda a nuestros hermanos más necesitados. Sentirnos parte de Caritas es el comienzo de un camino nuevo al que estamos invitados. Dar es ayudar al otro, pero es también un gesto que nos ayuda a crecer personalmente y a crear las condiciones de un mundo distinto. Frente al individualismo que nos encierra y empobrece moral y socialmente, la caridad nos abre espiritualmente y nos hace protagonistas de un mundo nuevo. A esto nos invita Caritas, cuando nos convoca bajo el lema: Si das lo mejor de Vos, el mundo será distinto”. Es un llamado que busca comprometernos para crear las condiciones morales, sociales y económicas de un mundo distinto. Es un acto de confianza en el hombre, no es voluntarismo ni magia, es creer que es posible cambiar la realidad de quienes menos tienen, desde una mirada de amor y de una actitud generosa.

No se trata de dar cualquier cosa sino lo mejor de cada uno. Al bien hay que hacerlo bien, en ello va implícito el sello espiritual de cada persona. La caridad es un camino de oración que nos eleva espiritualmente y es recibida con gratitud por quién la recibe, porque en ella percibe un amor auténtico. Me viene a la memoria las palabras de san Pablo, cuando nos habla de la caridad: “el amor, nos dice, es servicial, no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no busca su propio interés, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia.” (1 Cor. 13, 4). Y cuanto me duele recordar, en cambio, aquellas duras frases de una copla, cuando dice: “desprecio la caridad por la vergüenza que encierra”. Ciertamente quién lo dijo no ha tenido la experiencia de una caridad verdadera, ha visto una caricatura de la caridad. Por ello, Caritas nos invita a dar lo mejor de nosotros, no sólo en un sentido material sino, y sobre todo, en una actitud de amor y de servicio que nos lleve a abrirnos al otro y a descubrirlo como mi hermano.

La Caridad, si bien es un acto presente, nos abre al horizonte futuro de lo nuevo. Porque tiene su origen en Dios y su expresión salvífica en Jesucristo; ella proclama la posibilidad de un mundo nuevo. La caridad no es una utopía, es profética, anuncia una realidad nueva. Caritas necesita no tanto de técnicos como de testigos, de profetas, que son los que iluminan el camino de la humanidad. ¡Con cuánta gratitud a Dios veo en los gestos de nuestro querido Francisco, una actitud que mantiene viva la esperanza de muchas personas y pueblos necesitados! La caridad nos habla de un mundo distinto y posible. Los invito acercarse a Caritas en sus comunidades para sumarse, con su presencia y ayuda económica, a los trabajos y proyectos que esperan y necesitan de nuestra participación. La fuerza de Caritas son los corazones nuevos y generosos.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

You may also like

Leave a Comment