Inicio Noticias Caso Tognoli: un testigo encubierto describió cómo acordaban narcos y policías

Caso Tognoli: un testigo encubierto describió cómo acordaban narcos y policías

por juanmanuel

Un total de siete veces confirmó el testigo encubierto que conocía personalmente a Daniel El Tuerto Mendoza acusado de tener una cocina narco en su casa de Colastiné y al exsubjefe de Inteligencia de la DGPyCA,José Luis Baella. Ambos están imputados en el juicio contra el exjefe de policía Hugo Tognoli, que además de ellos tres tiene otros dos imputados, un exagente de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones, Mauricio Otaduy y Fernando Torres, detenido en un procedimiento en la terminal de ómnibus con dos kilos de cocaína que había ido a buscar a la casa de Mendoza.

“Yo era cadete de Mendoza. Repartía la droga que Baella le dejaba a Mendoza y Basimiani (Raúl Basimiani, detenido por narcotráfico) en la casa de Mendoza, en Colastiné”, contó el testigo, con la voz distorsionada y desde una oficina del Tribunal Oral Federal de Santa Fe distinta a la sala donde se desarrollaba la audiencia.

Las repreguntas y la reiteración de la respuesta se debió al sistema de protección que se dispuso para la declaración. La distorsión de voz y el delay hacían que la declaración se entrecortara y obligó a que luego se modificara la metodología de interrogatorio: el fiscal Martín Suárez Faisal y los abogados de las partes realizaban las preguntas, el testigo se las contestaba al secretario de Cámara, Daniel Laborde y él daba la respuesta a la audiencia. Así pudo avanzar el relato que se prolongó casi una hora, hasta que por los nervios y el temor a ser reconocido lo llevaron a pedir que se suspendiera el interrogatorio.

 

“¿Con qué frecuencia y en qué cantidad Baella dejaba droga en la casa de Mendoza?”, preguntó el fiscal.

“Se las dejaba en cajas o bolsas, una vez por semana. Repartía entre 30 y 40 kilos de cocaína y entre 400 y 500 kilos de marihuana por semana, en distintos barrios de la ciudad”.

El testigo además contó que en la casa de Mendoza se rebajaba la cocaína y que sabía que Baella era policía por comentarios de Mendoza y Basimiani: “Me decían que «el jefe» iba a venir a buscar la plata”.

 

—¿A quién se referían con “el jefe”? 

—Hablaban de Baella, decían que trabajaban tranquilos porque él era intocable. Mendoza y Basimiani daban directivas para que Baella pudiera hacer operativos de droga y dieran positivo, en Santa Fe y alrededores. Decían que había que cuidar las estadísticas.

 

—¿Lo mencionaban a Tognoli?

—Mendoza y Basimiani decían que Baella siempre les decía que él arreglaba con “la corona” y que así se refería Baella a Tognoli.

 

Según el testigo, la cadena comercial terminaba con hombres de Baella que pasaban a retirar el dinero de las ventas por la casa de Mendoza y de Basimiani: “La juntaban en bolsas y en cajas”, aseguró y confirmó que tanto Mendoza como Basimiani y Baella llevaban registros de esos intercambios.

 

“¿En el 2010 se reunió con Baella y con Mendoza?”, le preguntó el defensor de Baella, Claudio Torres del Sel.

“No recuerdo el año, pero se juntaban en lo de Mendoza a comer asado. Una vez lo vi personalmente a Baella”.

 

—¿Cuánto cobraba por su trabajo y en qué invirtió el dinero?

—Me daban cinco mil pesos por semana. Me compré una moto, pero después me la robaron.

 

“¿En qué situación conoció a Mendoza?”, quiso saber la abogada defensora de ese imputado, Hilda Knaeblein.

“En la calle. Yo vendía CD y él me propuso trabajar”.

Luego, la abogada realizó preguntas sobre si el testigo conocía a personas determinadas y si había estado en lugares particulares y el testigo ya no quiso seguir declarando.

 

Empresa criminal 

Este es el primer juicio que enfrenta el exjefe policial y exdirector de la DGPyCA, quien está detenido desde el 7 de marzo de 2013 en la cárcel santafesina de Las Flores. La otra causa es la que se tramita en Rosario, donde el juez federal Carlos Vera Barros lo procesó por formar parte de una “empresa criminal” dedicada al comercio de drogas para amparar supuestamente al narco Carlos Andrés Ascaíni.

 

En el pedido de elevación a juicio de la causa que se tramita en la ciudad de Santa Fe, el fiscal federal Walter Rodríguez sostuvo que el exjefe de policía “ayudó a eludir”, al menos en dos ocasiones, las investigaciones por “comercialización de estupefacientes que realizaba Mendoza, del cual tenía cabal conocimiento y lo hizo con ánimo de lucro”.

 

Gabriela Albanesi / galbanesi@uno.com.ar / Uno Santa Fe

Tambien le puede interesar