Inicio Destacadas Carta abierta al jurado del concurso que elije la bandera de la ciudad

Carta abierta al jurado del concurso que elije la bandera de la ciudad

por jose
Una decisión tan trascendente realizada a las apuradas y sin la capacidad integradora de la comunidad. Un aficionado al diseño gráfico y participante del concurso cuestiona el método, la falta de consignas, la integración del jurado y la necesidad de unir con el arte, hecho que no se estaría logrando.

 

Esta tarde está prevista una reunión para decidir cual será la bandera de la ciudad. Una pena que tamaña decisión se realice sin una construcción comunitaria genuina.

 

 

Carta al jurado y organizadorxs del concurso “Mi bandera, tu bandera, nuestra bandera”

Intendenta Municipal: Sra. Ana María Meiners;
Secretaria de Cultura y Deportes: Sra. Adriana Robledo;
Secretario de Planeamiento Urbano: Arq. Ariel Defino;
Docentes especializadxs del Liceo Municipal “José Pedroni”: Profesor Danilo Grasso, Profesora Doris Srayh, Profesora Claudia Müller;
Representante de la Asociación de Artistas Plásticos Esperancinos: Liliana Ocampo;
Representante de Fundación Ramseyer-Dayer: Mariana Imhof;
Representante del Movimiento Esperancino por las Letras: Mabel Pruvost.

 

Estamos aún transitando el período de selección de las propuestas presentadas con el fin de establecer la nueva insignia de nuestra ciudad, y como participante quiero expresar algunas reflexiones respecto a la convocatoria y el rol de las instituciones, lxs trabajadorxs de la cultura y la ciudadanía en general, en los procesos de construcción de sentidos y manifestaciones identitarias.

 

En primer lugar destaco la intención de esta invitación abierta que nos ha impulsado a explorar la historia y analizar el presente, para sumergirnos en las búsquedas creativas que nos permitieron a lxs participantes producir con recursos materiales e intelectuales los diseños que ustedes tuvieron el privilegio de evaluar el pasado fin de semana.

 

Pienso a esta iniciativa como un marco propicio para dialogar acerca de los imaginarios colectivos, los símbolos representativos de nuestro pueblo, sus desafíos, anhelos y esperanzas. También como plataforma para compartir nuestras visiones particulares sobre el desarrollo de la ciudad a futuro, dándole lugar a la cultura en los debates de interés público.

 

A partir de este planteo, y considerando los comentarios vertidos recientemente en las redes sociales de medios de comunicación locales y de la administración municipal, quiero proponerles algunos interrogantes para reflexionar y acercar herramientas de pensamiento crítico a todas aquellas personas que somos interpeladas por este tipo de procesos culturales:

¿Qué evaluación hacen de la metodología de triple selección planteada para esta convocatoria? ¿Es posible conocer el origen de esta idea y sus fundamentos?

¿Cuáles son los criterios con los que se posicionan en su rol de jurado?

 

¿Qué valoraciones pueden compartir respecto a los trabajos presentados y seleccionados? ¿Consideran que el alcance de la convocatoria ha logrado reunir la multiplicidad de visiones y modos de plasmar artísticamente la idiosincrasia de nuestra ciudad?

 

¿Resulta oportuna la reiteración del trigo como símbolo identitario, en un contexto global de crisis sanitaria y ambiental que nos llama a cuestionar los sistemas tradicionales de producción y consumo? ¿Pensamos en el carácter inclusivo de este significante para toda la comunidad, teniendo en cuenta los índices de intolerancias alimentarias?

 

¿Cómo podemos analizar la incorporación de representaciones artísticas existentes –como los monumentos patrimoniales– en los diseños originales producidos este año? ¿Estamos fomentando la creatividad y la proposición de nuevas formas de expresión?

 

¿Resulta pertinente en 2020 la re-representación de Esperanza como primera colonia agrícola organizada del país? ¿Qué alternativas a esta concepción hegemónica existen en vista de los desafíos de la sociedad actual y de las futuras generaciones?

 

Confío en que este jurado esté transitando los profundos debates que requiere la labor de consagrar una insignia oficial. Quiero alentarlxs a compartir públicamente sus reflexiones, y propongo que se expongan todos los diseños participantes y sus textos de fundamentación, como forma de honrar nuestro trabajo y como posibilidad de acceso por parte de toda la comunidad a las producciones del certamen.

 

En tiempos donde los lazos sociales se ven agrietados por discursos odiantes, hagamos cultura desde la integración de las diferencias, y que sean ellas las que nos acerquen para colaborar en la evolución mutua, donde prevalezcan el respeto a la diversidad y la inclusión de perspectivas innovadoras. Aportemos lo que podamos, desde el corazón, con Esperanza y conciencia. Y celebremos que el arte no es de lxs artistas, el arte es de y para todxs.

 

Atentamente, Porte (seudónimo elegido por uno de los participantes del concurso)

 

 

NdR: La nota fue entregada al Concejo Municipal pero ésta institución de la ciudad no sólo no integra el jurado sino que tampoco la elección de la «Bandera de la Ciudad» tiene fuerza de ley, se trata de un concurso impulsado a las apuradas por la intendenta y su equipo.

 

 

Las cinco banderas finalistas. Entre ellas el público votó por tres y esta tarde el jurado elegiría una.

 

Tambien le puede interesar