Balangione: “La industria metalúrgica busca medidas para empezar a trabajar en crecimiento”

El dirigente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Esperanza y Las Colonias, Alberto Balangione, analizó la realidad del sector en un contexto de economías deterioradas y de emergencia hídrica y agropecuaria.

El dirigente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Esperanza y Las Colonias, Alberto Balangione, analizó la realidad del sector en un contexto de economías deterioradas y de emergencia hídrica y agropecuaria.

En diálogo con la CSC Radio, Balangione aclaró que las novedades respecto del decreto de emergencia hídrica y desastre agropecuario “se conocen a través de los medios” y “no hay ningún comunicado oficial de las Cámaras”, pero de todos modos puntualizó que la norma “viene a abordar la emergencia hídrica del norte de la provincia, y se le pide a Nación que salga con fondos directamente para paliar el desastre, que no es solo en los campos –ya que casi el 100 por ciento de la ganadería y la agricultura está afectada- sino en todo el ecosistema que gira alrededor de esas comunidades, como la industria, el comercio y demás”.

Agregó que “la idea de la ley tiene que ver con retrasar los vencimientos de impuestos que tengan que ver con provincia y nación o darle mayores tiempos para los pagos o bonificar estos impuestos. Esto no merece demasiada discusión, es una necesidad y hay que encararlo”.

Sobre la situación del sector metalúrgico para el año que recién comienza, mencionó que “a través de reuniones con el Ministerio se están buscando medidas para poder llegar a la meta de empezar a cubrir la meseta y empezar a trabajar en crecimiento”.

“Hoy las estadísticas y los números nos muestran que siegue en retroceso en la industria en general y la industria metalúrgica no está ajeno a esto y estamos muy preocupados”, admitió.

En cuanto a la realidad de la altísima inflación que se produjo en 2018, Balangione analizó que “la meta a nivel Nación este año van a tener que ver como cumplirla sí o sí, en 2018 se escapó de lo previsto porque a principios de 2018 se hablaba de una inflación de entre un 18 y un 20 por ciento y al finalizar se vio que esa meta se escapó muchísimo llegando al 47,6 por ciento”.

“Es una realidad que ha sido abordada tanto por los sectores gremiales obreros como por los gremiales industriales, pero la verdad es que hay que encontrar la forma en que haya trabajo, porque más allá de la coyuntura económica hay industrias hoy que no es tan teniendo ventas y eso es una piola corta, que se termina rápido”, reflexionó.

De todos modos, reconoció que “en Esperanza siempre la situación sale de las generales de la ley, porque el industrial tiene un gen emprendedor que lo lleva a diversificarse y transformarse con una versatilidad y una rapidez que hace que esto se sienta pero no de la misma forma que se siente en economías más atadas a un producto en particular”.

“El cordón industrial de Rosario está más atado a electrodomésticos y hoy está muy parado, el cordón de Las Parejas y Armstrong está más atado a maquinarias agrícolas que también está prácticamente parado. En esos lugares la realidad es muy diferente a la que tenemos en Esperanza”, concluyó.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.