Inicio Destacadas Ariana Passini en Cuba: «Pese a la pandemia nuestra misión espiritual sigue fuerte»

Ariana Passini en Cuba: «Pese a la pandemia nuestra misión espiritual sigue fuerte»

por juanmanuel

La joven esperancina se encuentra en Cuba realizando una misión integrando el grupo de misioneros «Puntos del Corazón». Actualmente se encuentra en el barrio Casino Deportivo, ubicado a una hora en colectivo de La Habana donde lleva adelante diversas tareas con personas necesitadas. Pese a la pandemia continúan adelante con sus actividades espirituales. Estará allí hasta enero de 2021. 

 

La misionera de nuestra ciudad, Ariana Passini se encuentra en Cuba desde el pasado mes de enero y estará allí hasta enero de 2021. Atrás dejó sus cosas para ponerse al servicio de los demás y dar amor por sobre todas las cosas.

 

Instalada en La Habana recorre junto a «Puntos del Corazón» diversos lugares donde llevan adelante su misión espiritual que se inició de una manera y con la aparición del Covid-19 sufrió modificaciones que no alteraron las ganas de continuar adelante con semejante proyecto y sueño que lleva adelante.

 

Ariana se encuentra en este momento en el municipio Cerro, antiguamente fue el barrio extramural de La Habana, fundado en el año 1803. Comenzó siendo una estancia, luego un ingenio hidráulico azucarero y más tarde una capitanía de partido que devino barrio de la ciudad. A una hora de viaje en colectivo a la capital de Cuba, se encuentra la joven de nuestra ciudad misionando en uno de sus barrios, el Antonio Maceo, más conocido como Casino Deportivo.

 

En diálogo con EDXD comentó: «Como experiencia personal las cosas que estoy viviendo a diario son maravillosas. Quizás me sorprendió mucho el cambio que veo entre Argentina y Cuba. No imaginé que sería para tanto más que nada porque estamos en América y hablamos el mismo idioma. Las primeras semanas fueron muy fuertes porque si bien hablamos la misma lengua ellos no entendían el mensaje, lo que quería transmitir y el inicio fue complicado pero gracias a mis hermanas de comunidad que me fueron traduciendo el propio español generó que las cosas cambien y nos entendamos mejor.

 

Ariana y sus compañeras de Comunidad en Puntos Corazón Cuba. 

 

Fue un cambio cultural muy grande desde lo simple de una comida hasta la forma de hablar o costumbres diarias de ellos. Más allá de las actividades propuestas, me encontré con un país maravilloso y personas dignas de ser conocidas, son muy buenos y amables», sostuvo Passini.

 

Con respecto a los días que se viven en el país insular debido a la pandemia del coronavirus contó: «Más allá de la situación que se está viviendo al menos todavía podemos ir a misa por la mañana temprano y la misa de los domingos sí la seguimos por Facebook. Ahora por este tema la misión se paró un poco en las actividades programadas diariamente. Físicamente está frenada pero espiritualmente está más fuerte que nunca y seguimos de esa forma.

 

La cuarentena en Cuba no es obligatoria pero nosotras decidimos quedarnos porque seríamos una fuente de contagio impresionante teniendo en cuenta que en una misión normal todos los días iríamos de casa en casa. Hoy ya no estamos visitando hogares, tampoco pueden venir los niños y nuestra casa está cerrada para todos ellos. Nos duele en esta situación no poder ir al hogar con personas discapacitadas que visitábamos a diario.  Físicamente la misión está suspendida pero espiritualmente llevamos adelante una tarea muy activa utilizando el teléfono, enviando mensajes, llamadas. Por otra parte y como podemos salir entre la comunidad les hacemos las compras a los abuelos que más necesitan y no pueden salir de sus casas», expresó.

 

Por otra parte afirmó: «Espero que esto termine pronto y podamos recuperar la normalidad de nuestra misión. No es lo que esperaba esta situación pero es lo que Dios eligió para mí y la acepto de la mejor manera. Por lo pronto seguimos haciéndonos fuerte desde lo espiritual pero extraño un montón estar todos los días recorriendo hogares y dando una mano en lo que se necesite. Lo bueno de este tiempo que llevo es que todo lo que he recibido es más grande de lo que puedo imaginar», sostuvo en el final.

 

Quiénes quieran conocer un poco más sobre la misión pueden hacerlo ingresando las redes sociales de Puntos Corazón en Instagram, Facebook o YuoTube o a la web www.puntoscorazon.org.ar

 

 

«M. es una mujer que no puede hablar y está en silla de ruedas. Cuando estamos con ella nos contesta solo con su pie. Antes de conocerla creía que la comunicación era a base de palabras, todos saben lo mucho que me gusta hablar, pero con M. es diferente. No tengo que llenar mi boca de palabras vacías, ni pensar en sacar uno y otro tema de conversación, solo bastan las miradas y los gestos simples como sonreír o tomarle la mano. Cada momento que paso con ella es una caricia para mi corazón y un aprendizaje constante. El hablar es un don que muchas veces desperdicié hablando sin sentido. Me sorprende ver las personas llenas de luz que conozco allí. A pesar de que es un lugar que todo el mundo quiere esquivar, nosotras encontramos a Dios vivo en cada uno de nuestros amigos».

 

 

 

Tambien le puede interesar