Inicio Destacadas APM y Mutual Bomberos firmaron un acuerdo de beneficios

APM y Mutual Bomberos firmaron un acuerdo de beneficios

por jose

“Es patrimonio del movimiento mutual argentino y la experiencia del movimiento Sindical, promover la SOLIDARIDAD entre sus Asociados, que se fortalece en materia de convenios entre ambos sectores con el objeto de facilitar el acceso a una mejora constante en la calidad de vida de sus representados en el medio social al que pertenecen.” (Convenio de Reciprocidad entre APM y Asociación Mutual Bomberos Esperanza).

 

 

Este párrafo de transcendente dimensión social abre la página del Convenio de Reciprocidad celebrado entre la APM y la Mutual de Bomberos Voluntarios de Esperanza.

 

 

Efectivamente, es un acto de trascendencia para las dos asociaciones que han decidido mancomunar esfuerzos para que los afiliados puedan gozar de los servicios que cada una dispone en sus respectivas organizaciones.

 

 

No es menor destacar que se trata, si se permite la metáfora, de “UN COMPRE LOCAL”, como establece una vieja ordenanza municipal que debe estar olvidada en el sótano del Palacio de calle A. Castellanos conviviendo con roedores e insectos.

 

 

 

Dos entidades en fuerte crecimiento los últimos años en esta ciudad sus Dirigentes han resuelto sellar un convenio para el beneficio mutuo de sus asociados. En las conversaciones preliminares ya se veía el potencial de servicios que se podrían poner a disposición de los beneficiarios quedando en carpeta un arsenal de propuestas para explorar en el porvenir inmediato. “Esto recién comienza”, afirmaron los dirigentes al estrecharse las manos luego de la rúbrica del documento.

 

 

La APM celebra con orgullo este enorme paso que va a significar una mejora más para todos sus afiliados en su incesante trabajo por asegurar no sólo derechos del S XXI para una calidad de vida que armonice con el acceso a bienes materiales y culturales sino también en fortalecer las instituciones locales mediante la Solidaridad de modo que fortaleciendo a éstas, como dice el párrafo del Convenio suscripto, sus afiliados puedan acceder a servicios elementales y fundamentales para gozar de un proyecto de vida acorde a la persona humana que trabaja.

 

 

No sería justo dejar de mencionar que el año pasado ya la APM creó el Observatorio de la Infancia, otro inocultable compromiso social, y llevó a cabo la primer encuesta de hogares en la ciudad y ahora se encuentra abocada al objetivo de verificar si Esperanza, ciudad con enormes recursos, es una Ciudad Amigable con la Infancia.

 

 

También ha celebrado un acuerdo con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación para la capacitación de los cuadros gremiales.

 

 

 

En este contexto se enmarca la valorización del convenio con la Mutual de Bomberos cuyo significado trasciende lo conjetural para englobarse en un eslabón más de la cadena de tracción al objetivo de constituir una revitalización gremial asimilable a los desafíos del complejo S XXI.

 

 

Aguardamos que el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Esperanza también regularice la situación legal en que se encuentra la Administración municipal para avanzar en la mejor administración de la cosa pública mediante la negociación colectiva que ha ordenado la Corte Suprema de Justicia de la Nación hace ya más de un año y medio sin que, sorprendentemente, se cumpla lo resuelto por el Tribunal.

 

 

No es este el lugar para abundar en logros gremiales, sepan los afiliados que la APM tiene en claro de qué se trata un gremio del S XXI para una administración pública del S XXI, pues, creemos que el derecho al Bienestar de los empleados y empleadas municipales y comunales redunda en una mejor calidad de servicio para los ciudadanos de los Estados locales dado la inmediatez que liga al municipal y comunal con sus vecinos. Como recordamos siempre el progreso de las localidades  como un “velo” seca el sudor de los trabajadores y trabajadoras municipales y comunales, aunque no lleva impregnado el rostro anónimo de ellos y ellas, pues, no aparecen en las placas ni menciones en actos públicos de inauguración.

 

Tambien le puede interesar