Home Destacadas Amplia movilización de comerciantes para pedir que los dejen trabajar

Amplia movilización de comerciantes para pedir que los dejen trabajar

by Ayelen
Titulares de bares, comedores, gimnasios, centros de pilates, institutos de yoga y jardines maternales se movilizaron este jueves para pedir que las autoridades que los obligan a cerrar sus puertas revean la situación. En Esperanza llevamos más de 60 días sin casos de coronavirus. Áspera reunión con la intendenta municipal. Activa participación de UCOEs frente a un CICAE cada vez más borrado.

 

«Yo no quiero un crédito, ya tengo dos por pagar el mes que viene, yo quiero que me dejen trabajar» dijo uno de los que reclamaba esta mañana y tiene su negocio a metros del despacho de la intendenta. Las historias se multiplican, la impotencia se adueña de la gente que ve un sinsentido mayúsculo en decisiones gubernamentales bastante alejadas de la realidad.

 

Desde el sábado pasado el Presidente de la Nación se desentendió de Santa Fe y de varias provincias porque no presentan dificultades de contagio y liberó a los gobernadores para que tomen decisiones y avances con sentido federal en relación al comportamiento sanitario.

 

 

A pesar de ello no se produjeron avances en nuestra ciudad. Se mantienen restricciones increíbles que la gente incumple y generan aún más bronca en quienes se aferran a las decisiones gubernamentales.

 

Tal como adelantamos en EDXD, se movilizaron hoy los representantes de los gimnasios, centros de tratamiento en salud, institutos de yoga y centros de pilates. También los titulares y empleados de bares y restaurantes que solicitan que los dejen trabajar y gritan que se están fundiendo, que no aguantan más.

 

Se reunieron a las 11 y un grupo de ellos participó de una reunión con las autoridades municipales. En principio iba a ser sólo con el Secretario de la Producción, pero también se sumó la intendenta municipal Ana Meiners y parte de su equipo político.

 

La súplica de quienes quieren trabajar

 

El presidente de la Unión de Comerciantes Esperancinos (UCoEs), Diego Baigorria, informó que “el petitorio explica por enésima vez que el Departamento Las Colonias está en condiciones óptimas para pasar a fase 5 y que necesitamos que se firme eso”.

 

 

“También plantea que si bien con las disposiciones provinciales estamos atados de pies y manos, el municipio tiene maniobra de acción con respecto a los horarios, porque hoy tener abiertos los locales de 11 a 13 horas a puertas cerradas no le sirve absolutamente a nadie, a excepción de aquellos que elaboran alimentos o productos”, explicitó.

 

“Pedimos que nos dejen trabajar, que nos dejen volver a nuestro trabajo y no estaría mal que las autoridades lo tengan en cuenta”, opinó Baigorria quien acompañó a los representantes de los manifestantes en todo momento.

 

Curiosamente ninguna autoridad del Centro Industria y Comercio de Esperanza participó de la marcha y la protesta. En realidad se sienten más cómodos entre los escritorios gubernamentales, tomando café con los funcionarios y subiendo fotos en las redes sociales para decir que se preocupan por algo. Hoy no estuvieron con la gente que deberían representar.

 

La reunión

 

Pasados unos minutos de los aplausos y el encuentro, representantes de diferentes comedores, institutos y gimnasios, decidieron participar de una charla con las autoridades municipales a los cuales les plantearon las situaciones vividas con cada una de sus actividades.

 

 

Las autoridades volvieron a explicar que ellos trasladan los pedidos pero hoy quien debe habilitar las actividades es el gobernador. Esta situación tensa cualquier relación porque resulta difícil de entender que no se pueda hacer actividades en ciudades donde hace 65 días que no hay casos o en la provincia, cuando provincias vecinas ya las habilitan.

 

La reunión fue «áspera» porque, como es lógico, los afectados ya no se quedan en silencio. La intendenta no se compromete en resolver nada y ante la desesperación de perderlo todo no hay respuesta coherente.

 

Tampoco hay promesas de ayudas económicas para los afectados por una decisión del Estado. Los créditos hoy no sirven porque llevan más de dos meses sin vender o prestar ningún servicio.

 

La situación es difícil, tensa y se observa con preocupación una lentitud gubernamental ante la desesperación de la gente. Para colmo horas después del reclamo llegó un decreto del gobernador que parecía una respuesta, pero no era eso, era Perotti que firmaba la habilitación de las misas en los templos. (Sí, Perotti habilitó las misas…).

 

Quizás allí si se pueda juntar la gente a suplicarle al Señor ilumine a las autoridades que terminen el desamparo de quienes quieren trabajar y hoy de-ses-pe-ran.

 

You may also like