Inicio Destacadas Al despedirse de Esperanza, el padre Zingerling pidió a los vecinos que “no pierdan su fe”

Al despedirse de Esperanza, el padre Zingerling pidió a los vecinos que “no pierdan su fe”

por Ayelen
El padre César Zingerling contó cómo vive el hecho de tener un nuevo destino como párroco en Barrancas y dejó su último mensaje a los esperancinos.

 

 

“El lunes 28 me mudo definitivamente para la nueva parroquia de Barrancas, aunque ese día a las 7 celebraré la última misa en la Basílica de la Natividad”, confirmó el sacerdote en diálogo con la CSC Radio, y se definió como “muy ansioso”. El miércoles de ceniza, la semana que viene, será presentado a la comunidad y el sábado 5 de marzo será la primera misa en el nuevo destino.

 

 

Contó que ya conoció “el lugar, la parroquia, sus capillas y una escuela primaria parroquial” y admitió que “cuando uno se va de una comunidad cuesta porque uno se encariña con la gente, se acostumbra al modo de trabajar y demás” pero mencionó que “en el tiempo de la formación que son nueve años vamos rotando de pastorales, estuve en barrios carenciados y en barrios pudientes, en la pastoral carcelaria también, en pueblos del interior, que ayuda y enriquece lo hacemos”.

 

 

En cuanto a la labor que le tocará a partir de ahora dijo que está “muy entusiasmado y abierto al cambio” y comentó que “uno va aprendiendo a ser cura mientras va desarrollando su rol, trabajando en lo que le toca, con la demanda de la gente de cada comunidad”.

 

 

Consultado por lo que deja en Esperanza, aseveró que “la gente fue muy cálida, me sentí muy bien recibido desde el principio y me cuesta irme, además hemos trabajado muy bien con el Padre Ernesto, hicimos dupla extraordinaria y hasta nos hicimos amigos trabajando como sacerdotes, él delega mucho y me dio mucha libertad para obrar como me parecía, así que me hizo siempre mucho bien”.

 

 

 

 

La importancia de lo virtual

 

 

Por otra parte, sostuvo que “el Papa Benedicto había dicho hace tiempo que se considera a lo digital y virtual el sexto continente y en tiempos de pandemia explotaron las redes sociales, incluso hay algunos que dicen que las redes sociales salvaron su fe y que se sintieron acompañados”.

 

 

También admitió que “hubo que aprender mucho y ver qué se hacía en ese tiempo”.

 

 

Mensaje a la comunidad

 

 

“Si me llevo algo es sentir que Esperanza es el último bastión de la cristiandad y espero que no pierdan ese vivir la fe del modo en que se hace acá. El modo de ser Iglesia hoy cambió y mucha gente se acerca cuando lo necesita solamente y allí debemos recibirlos y atenderlos lo mejor posible”, refirió.

 

 

En tal sentido, animó a los esperancinos “a no perder su fe porque eso hace que en una ciudad como ésta van a demorar mucho más el proceso de muchas ideologías o pensamientos contrarios a la Iglesia porque están bien asentados, sobre una roca firme como la fe”. “Cuando hay fe se vive de un modo distinto, así que no pierdan su fe”, concluyó.

 

 

Tambien le puede interesar