Adultos, a vacunarse por ley

La responsable del vacunatorio del SamCo, Mónica González, brindó detalles de la situación ante la nueva ley de vacunas que se sancionó la semana pasada y por la cual los adultos deberán tener colocadas las vacunas obligatorias.

En diálogo con la CSC Radio, González informó que “la semana pasada salió la ley de vacunas obligatorias por la cual todas las personas mayores deberán tener su carnet de vacunas, con las vacunas correspondientes colocadas según la edad”.

Destacó que “ya hace años que venimos ofreciéndole vacunas a la gente adulta como el esquema de la antitetánica, hepatitis B o la triple viral que cubre sarampión, rubeola y paperas” y mencionó que “en la parte de Sanidad también se pide el carnet de vacunas con la hepatitis A colocada”.

De este modo, sostuvo que “un adulto se está llevando colocada entre tres a cuatro vacunas”.

En cuanto a las edades, explicó que “es según las distintas vacunas, como la fiebre amarilla para quienes viajan a Brasil que es hasta los 60 años o la triple viral que se hace hasta los 50 años y la hepatitis B o antitetánica que no tiene edad para colocarla”.

Recomendó que quienes concurren a vacunarse “lleven su DNI para el caso en que hay que realizar el certificado internacional que hay que hacer por la fiebre amarilla porque un error luego puede traer problemas para realizar el viaje o no pueden subir al avión”. Con esto, para vacunarse “se pide el DNI y si tienen algún carnet de vacunas de cuando eran chicos”.

González resaltó además que “el carnet de vacunas se va a pedir para todo, para renovar el DNI, para  renovar el carnet de conducir y para salir del país” y afirmó que “en Esperanza hace casi tres años que la gente adulta se viene colocando las vacunas necesarias como la de hepatitis B que es una enfermedad muy contagiosa”.

Finalmente, señaló que “está bueno que haya salido una ley porque hay casos de papás antivacunas que no quieren hacer las vacunas a sus hijos, y ahora podemos llamar y denunciar en estos casos, porque es un derecho del niño que le están quitando”.

Datos de la ley

Vale destacar que el Senado de la Nación aprobó la semana pasada la nueva Ley de Vacunas, un proyecto de autoría del diputado tucumano Pablo Yedlin, que obtuvo 60 votos positivos y que viene a reemplazar a la Ley 22.909, que data de la época de la dictadura militar, y actualiza la regulación para garantizar nuevos controles y darle al Estado la responsabilidad de mantener actualizado el calendario de vacunación y promover su efectivo cumplimiento.

La flamante ley declara a “la vacunación como de interés nacional, entendiéndose por tal a la investigación, vigilancia epidemiológica, toma de decisiones basadas en la evidencia, adquisición, almacenamiento, distribución y provisión de vacunas, asegurando la cadena de frío, como así también su producción”.

Así, se establece la gratuidad en el acceso a los servicios de vacunación “con equidad social para todas las etapas de la vida”; la obligatoriedad de aplicarse las vacunas para para todos los habitantes; y la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular, entre otros principios.

El Calendario Nacional de Vacunación será requerido para trámites tales como el ingreso y egreso del ciclo lectivo; la realización de los exámenes médicos por trabajo; la tramitación o renovación del DNI, pasaporte, residencia, certificado prenupcial y licencia de conducir; y la tramitación de asignaciones familiares.

Se estableció que el documento que habrá que presentar es el denominado Carnet Único de Vacunación (CUV), en el que deberán quedar las constancias de vacunación obligatoria y tendrá que generar el acceso a las vacunas a la población. La tarjeta será expedida por los organismos habilitados para aplicar vacunas, como hospitales (públicos y privados) y farmacias. La ley aclara, entre varias cosas, que “la falta de cumplimiento de la presentación establecida no será obstáculo en la prosecución de los trámites”.

Según aclararon, a los adultos se les va a pedir tengan aplicadas las de la hepatitis B y la doble bacteriana adultos. A los que nacieron después de 1965, se incluye la triple viral (sarampión, paperas y rubéola). Los que superen esa edad sí deben darse la antigripal y las antineumocóccicas.

A su vez, se establece la creación de un Registro Nacional de la Población Vacunada Digital, que tendrá los datos del estado de vacunación de todos los habitantes del país; y también un Registro Nacional de Vacunadores Eventuales.

La norma establece que las vacunas sólo podrán ser aplicadas en establecimientos habilitados por la Secretaría de Salud. Y se fijan multas para los vacunadores que cometan infracciones, como negarse a aplicar una vacuna, falsificación del CUV, intención de cobrar por la aplicación de una vacuna o aplicar una vacuna en un lugar no habilitado.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.