Acuarelas: Estado ausente y empresarios sin control

El Estado Municipal ejerce el control, cobra multas y hasta puede ordenar la demora de una obra. Pero parece que en este caso el poder empresario es superior ya que no se obtienen respuestas.

 

 

La Secretaría de Obras Públicas que conduce Oreste Blangini parece no tener la capacidad de defender al desprotegido y termina siendo complaciente con el poderoso.

 

 

Una obra de departamentos ubicada en Maurer al 2715 está incumpliendo varias reglamentaciones vigentes desde el comienzo de su edificación. Lo sostuvimos en éste portal tiempo atrás y lo reiteramos hoy. Si usted vecino encara una obra en su casa y no coloca el cartel con los datos técnicos y el responsable técnico de la obra el municipio ordena su paralización.

 

 

En este caso en el complejo de departamentos “Acuarelas” nunca existió cartel de obra, hay departamentos habitados y si no fuese por una nota enviada por los vecinos a este portal el tendido eléctrico estaría todavía en el piso y el contenedor con residuos seguiría inundando a los vecinos del barrio.

 

 

Ante la desesperación de acciones administrativas encaradas desde hace más de un año, sin respuestas, el vecino perjudicado se cansó de ir a las oficinas municipales y no obtener acciones que apliquen la ley.

 

 

Hoy un muro divisorio incorrectamente construido perjudica su vivienda, lo afecta directamente y nadie tiene la capacidad técnica y legal para aplicar la ley.

 

 

El expediente tiene condimentos de “locura”, un inspector municipal y un escribano constataron las falencias técnicas, se entrevistaron con los operarios del complejo quienes dijeron no saber quien los contrata ni quien es el arquitecto de la obra. El peregrinar de este vecino ante los funcionarios ya recibió la última respuesta de los empleados municipales: “no podemos hablar con usted”.

 

 

Es un nuevo desafío ante un Estado BOBO que no aplica la ley y se recuesta en el calor de los poderosos. ¿Porqué no actúa Blangini? ¿Meiners sabe de esta inacción? ¿Hay otros intereses?

 

 

 

Imágenes aportadas por el vecino perjudicado.

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.