Poblete y Lazzaroni: Una historia en común

El lunes 15 de setiembre quedará en la historia de estos dos protagonistas ya que por primera vez marcaron un gol con la camiseta de Colón, pero además, el Sabalero ganó por primera vez en el estadio Diego Armando Maradona luego de 10 presentaciones con ocho derrotas y dos empates.

Franco Lazzaroni y Gerónimo Poblete se pusieron la pilcha de goleador para darle el triunfo ante Argentinos por 2-0 jugando un gran primer tiempo. El 2014 es muy especial para ambos jugadores ya que tuvieron la posibilidad de debutar con la camiseta rojinegra luego de permanecer varios años en el club.

En el caso del marcador central llegó a la institución sabalera en el año 2003 de la mano del Chueco Miguel Robledo y después de seis años debió irse sin poder jugar en Primera. Por su parte el volante central llegó desde Mendoza cuando tenía 15 años en el 2008 cuando el empresario Fernando Ortiz lo acercó a la entidad sabalera.

Poblete soportó momentos muy complicados lejos de su familia y sin saber si algún día llegaría a jugar en la Primera de Colón. Si bien Lazzaroni es oriundo de Sarmiento en la provincia de Santa Fe no escapa a los sacrificios que realizó para convertirse en jugador profesional.

Es cierto que son dos historias diferentes pero con puntos en común y el principal es que una tarde de septiembre en la Paternal se unieron en un grito interminable para un triunfo histórico teniendo en cuenta los antecedentes mencionados con anterioridad. El día posterior al triunfo ante el Bicho, Ovación los reunió para charlar sobre el partido y los goles que marcaron. Con la sencillez que los caracteriza los dos posaron para la producción demostrando la buena onda y el clima que se respira en el plantel sabalero.

Mano a mano
—Me imagino que se trató de un día especial ya que además de ganar por primera vez en esa cancha tuvieron la chance de marcar su primer gol con la camiseta de Colón…
—L: Fue una tarde soñada, porque logramos una victoria muy importante como visitante que se nos estaba haciendo esquiva. Pude convertir, algo que no es habitual y sirvió para abrir un partido que sabíamos sería muy complicado. Por suerte pudimos coronarlo con una buena actuación.
—P: Muy contento por la victoria y, en lo personal por el gol que marqué. Eso me brinda confianza y me hace seguir creciendo. Sabíamos que era una cancha adversa, pero por suerte pudimos romper la racha de varios años y nos sirve mucho para afrontar lo que viene, ya que nuestro objetivo es dejar a Colón en Primera.

—Pueden llegar a coronar un 2014 inigualable, porque tuvieron la chance de debutar con la camiseta rojinegra, de marcar un gol y la posibilidad de ascender…
—P: En el torneo pasado sabemos todos lo que nos tocó vivir en lo deportivo y la crisis institucional que venía del año pasado. La peleamos hasta el final, pero tuvimos la mala suerte de descender. Por suerte ahora contamos la chance de devolver a Colón a Primera y hay que aprovecharla.
—L: La verdad que me puso muy contento volver a Colón, club en el cual me formé como jugador. Hoy me encuentro muy cómodo dentro de este grupo que está muy fuerte y unido para afrontar lo que viene. Si seguimos trabajando de la manera que lo estamos haciendo vamos a poder ascender, que es el único objetivo que tenemos.

—¿Es distinto festejar un gol de visitante cuando no lo podés disfrutar con los hinchas?
—L: La verdad que no sé cómo es festejar un gol de local (risas), porque no me tocó. Pero indudablemente que debe ser una sensación mucho más linda que todo el estadio grite un gol tuyo. Me tocó convertir de visitante y sentí el respaldo de todos mis compañeros y, por eso, me sentí acompañado en el grito del gol.
—P: Si busco el lado positivo de no festejarlo con nuestros hinchas, debo decir que se disfruta dejar el estadio en silencio. Y por eso se festeja más con los compañeros, además que sirvió para ganar un partido importante y ante un gran rival.

—¿Sienten que tenían una deuda de jugar un buen partido en calidad de visitante?
—L: Sabíamos que de visitante nos estaba costando un poco más y que las cosas que planeábamos en la semana no podíamos llevarlas a cabo. Nos debíamos un partido así, sobre todo ante un rival que es el de mayor jerarquía dentro de la categoría. Demostramos que podemos hacer las cosas bien y plantarnos de igual a igual con cualquier rival. Por suerte nos trajimos los tres puntos que nos sirven muchísimo para acomodarnos en la tabla de posiciones y seguir sumando en esta carrera por ascender.
—P: Como visitante nos favorece jugar con cinco volantes. Quedó demostrado en el partido ante Argentinos, pero también cuando le ganamos a Lanús por la Copa Argentina. Ante equipos que manejan bien la pelota, nosotros sabemos cerrarnos, apretando en el medio y aprovechando las bandas con Villarruel, Callejo, Pavón o el que juegue por ahí.

—¿Cómo recuerdan el primer gol con la camiseta de Colón?
—P: Fue una jugada rápida que hicimos con Pavón, pero que me da un tiempo para adelantar la pelota. Cuando Gabbarini sale a achicar, tenía la opción de enganchar hacia mi izquierda, pero pensé que se me podía ir larga. Por eso preferí tocarla por abajo sabiendo que se le iba a hacer complicada. Gracias a Dios pudo entrar y estoy muy contento por eso.
—L: Busqué el espacio en el primer palo y traté de separarme de mi marcador. Pensé que la pelota vendría por arriba para cabecear, por eso me sorprendió un poco (risas) que cayera para mi pierna derecha. Intenté patear al arco y gracias a Dios entró cerca del palo y el arquero no pudo llegar. Sin dudas que fue una enorme alegría.

—¿Después de pasar por momentos malos, de quiénes se acuerdan ahora que cambió la racha?
—P: Lo primero que uno recuerda en estos momentos tan lindos es la familia, que en mi caso siempre me apoyó en este sacrificio de estar tanto tiempo lejos de casa. Ellos siempre estuvieron en los momentos malos y por eso ahora lo disfruto con ellos.
—L: A mí no me tocó vivir esta última etapa en Colón, que fue muy dura por lo que me comentaron los chicos y también por lo que uno observaba desde afuera. Pero ahora que las cosas son más gratas uno se acuerda de la familia y de los amigos que están cuando las cosas no salen. Por eso ahora trato de disfrutar con ellos.

Más allá de que todavía falta mucho, ¿se ven terminando el 2014 con Colón en Primera División?
—L: Sí, por supuesto. Desde el momento que la dirigencia se comunicó conmigo, lo primero que se me cruzó por la cabeza era llegar a diciembre festejando el ascenso y devolviendo al club al lugar donde se merece estar. Es lo que todos deseamos y para lo que estamos trabajando desde hace algunos meses.
—P: Desde un principio, nuestro objetivo es volver a Primera División, donde estuvo 19 años de manera consecutiva. Sabemos que es un torneo complicado, pero nosotros estamos con mucha confianza. Hicimos una buena pretemporada, crecemos día a día y cada partido iremos jugando mejor. Está claro que hay cosas por corregir, pero logramos muchas cuestiones positivas y no tengo dudas que en diciembre vamos a estar festejando con Colón en Primera División.

—Imagino que este presente, más allá de los méritos individuales, se lo deben también a Osella, que les dio la confianza para ser titulares… 
—L: Seguro. Antes de llegar al club hablé con Diego (Osella) y me manifestó sus intenciones que me sume al plantel, que me iba a tener en cuenta. Cuando uno llega a un grupo nuevo sabe que debe ganarse el respaldo de todos para ganarse el puesto y estoy agradecido al técnico por la oportunidad y la confianza que me brindó para jugar.
—P: Estoy muy agradecido a Diego, a Julio (Toresani) y a todo el cuerpo técnico, porque confiaron en mí en el torneo pasado cuando faltaba Ezequiel (Videla) o Marcelo (Meli) y era la primera opción. Y esa confianza fue fundamental; todos debemos demostrarle al técnico que estamos para jugar y por suerte lo estoy haciendo.

Por Mariano Cassanello – Diario Uno Santa Fe

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.