Mensaje en tiempo de Cuaresma: “Estamos en peregrinación hacia la Pascua eterna”

El párroco de la Basílica de la Natividad, padre Axel Arguinchona, reflexionó sobre el importante tiempo de Cuaresma que comenzó en este miércoles de ceniza.

En diálogo con la CSC Radio, el párroco explicó que “cuaresma significa 40 días” y recordó que “en el Antiguo Testamento se ve que el pueblo de Israel pasa 40 años en el desierto, sale de tierra de Egipto que es camino de esclavitud y sale a buscar la tierra prometida; y en el Nuevo Testamento celebramos la cuaresma porque Jesús pasó 40 días en el desierto mediante la oración y el ayuno para prepararse en su ministerio a un encuentro más pleno con Dios y predicando la palabra”.

En un paralelismo con la actualidad, sostuvo que “en este 2018 el Señor nos llama a recordar que estamos en peregrinación hacia la Pascua eterna, estamos peregrinando hacia la tierra prometida en el desierto de la vida, pero lo tenemos que hacer en comunidad como el pueblo de Israel y siguiendo el ejemplo de Jesús que nos invita a convertirnos”.

“Convertirse significa cambiar de vida, y este tiempo es para encontrarnos con Jesús y para ver las cosas que tenemos que cambiar en relación con Dios y con el prójimo, a través de los esfuerzos hechos por amor. Si Jesús entregó la vida por nosotros, en este tiempo de Cuaresma tenemos que ver qué debemos entregar para el prójimo, en que debemos morir interiormente: al egoísmo, a la mentira, al no te metás, a la falta de alegría y esperanza”, reflexionó.

Sobre la importancia del miércoles de ceniza, recordó que “en este miércoles se impone la ceniza que ya en el Antiguo Testamento es un signo de que la persona quería convertirse, cambiar de vida, pero también hace referencia al libro del Génesis cuando dice “Recuerda que eres polvo, y al polvo volverás” por eso en el comienzo de la Cuaresma la Iglesia nos hace ver que nuestra vida es un abrir y cerrar de ojos, que pasamos por este mundo y el límite que marca la muerte no es para entristecerse ni venirse abajo sino que es para sobrepasarlo y vencemos la muerte viviendo como Jesús en el servicio a Dios y al prójimo”.

Durante la jornada del miércoles hubo celebraciones a las 7 en la Basílica, a las 19 en San José Obrero y San Cayetano, 20.30 horas en la Capilla San Pío de Pietrelcina y en la Basílica.

Adelantó que los viernes 16 y 23 de febrero a las 20.30 horas habrá Vía Crucis en la Basílica y durante marzo se harán por las calles de la ciudad.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.