Matrimonio mexicano que recorre América pasó por Esperanza

Los profesores Claudia y Marco Polo partieron el pasado 02 de noviembre de su Cuernovaca natal en Morelos, México y a través de varios países llegaron a Ushuaia. En su vuelta al país Azteca hicieron base en Esperanza para sumar fuerzas y continuar su marcha. Llevan recorridos más de 27 mil kilómetros en 8 meses de historias.

Con el objetivo de lograr una comunicación entre los latinoamericanos, esperando crear puentes y no muros. Lograr que el ser humano, comprenda que la interculturidad, sea base de la convivencia entre las diferentes naciones, Marco Polo y Claudia recorren los países de América del Sur desde hace ocho meses sumando innumerables experiencias e historias de vida.

El pasado 02 de noviembre partieron ambos con su vehículo particular bajo el nombre de “Latinoamérica Unida, el viaje”. Durante ocho meses recorrieron un poco más de 27 mil kilómetros pasando desde México por Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina hasta llegar a Ushuaia y ya de regreso a casa sumando nuevos países al diario de viaje.

Uno de los objetivos del viaje fue llegar a Ushuaia y participar en el puerto de la ciudad más austral del mundo del encuentro “Velas Latinoamérica 2018” donde desfilaron las fragatas Libertad y el buque oceanográfico ‘Dr. Bernardo Houssay’ (Argentina); el buque escuela ‘Esmeralda’ (Chile); el buque ‘Gloria’ (Colombia); el buque ‘Juan Sebastián Elcano’ (España); el buque ‘Cuahtémoc’ (México) y el buque ‘Simón Bolívar’ (Venezuela). Precisamente en el buque de bandera mexicana se encontraba uno de los hijos del matrimonio.

Luego de recorrer cada rincón de la Argentina, el matrimonio azteca continúa su rumbo a México y en su diario apareció la ciudad de Esperanza. Desde el lunes 09 de julio fueron hospedados por la familia de Elvio Quiñonez y este martes continuaban su viaje rumbo al norte del país buscando países limítrofes en su camino.

Ambos jubilados, él fue profesor de geografía e historia y ella técnica pedagógica, disfrutaron al pesar del frío de la comunidad esperancina por algunas horas antes de subirse a su auto particular y continuar el viaje que lleva poco más de 8 meses. “El viaje si bien tiene una organización, preferimos dejarnos sorprender y disfrutar el día a día del mismo. Hemos disfrutado de lugares maravillosos pero nos sentimos bendecidos por las personas que se fueron cruzando en nuestro camino. Nuestro mensaje es simple, hay que animarse a realizar este tipo de desafíos en la vida. Lo hacemos en un momento de nuestras vidas donde somos jubilados, nuestros hijos ya están grandes y no tenemos obligaciones. Invitamos a cada persona a poder realizar este tipo de viajes porque la experiencia es única y solo nos resta seguir agradeciéndole a Dios y a la Virgen lo que nos regala día a día”, comentó Marco Polo.

Quiénes quieran seguir el viaje del matrimonio azteca pueden sumarse a través de Facebook: “Latinoamerica Unida, el Viaje”.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.