María Eugenia Bielsa confirmó que será precandidata a gobernadora

"Voy a trabajar por la unidad del PJ y de todo el campo popular" dijo la ex vicegobernadora quien además llamó al justicialismo a abrirse a otras expresiones políticas.

María Eugenia Bielsa anunció ayer oficialmente que se presentará este año como precandidata a gobernadora en la interna Partido Justicialista santafesino, y aseguró que trabajará no solo “por la unidad del peronismo, sino por la unidad del campo popular”.

La arquitecta rosarina denominó “Encuentro” al espacio que conformó para disputar las primarias dentro del peronismo santafesino el 28 de abril para convertirse en candidata a gobernar la provincia de Santa Fe, en las generales del 16 de junio próximo. De triunfar, sería la primera mujer en conducir los destinos de los santafesinos desde la Casa Gris. Bielsa tiene 60 años y ya fue, entre 2003 y 2007, la primera mujer en acceder a la vicegobernación cuando secundó en la pirámide del poder a Jorge Obeid.

Bielsa reveló que no cerró “ninguna candidatura con nadie” y sostuvo que va a volver a las rondas de diálogo con sectores que van desde la centroderecha a la centroizquierda.

Con el anuncio, son dos los precandidatos confirmados del PJ, ya que también se anotó en la carrera por la gobernación el senador nacional Omar Perotti. Otros nombres que se mencionan con insistencia son los de los kirchneristas Leandro Busatto, cercano al diputado nacional Agustín Rossi, y el legislador rosarino Marcos Cleri, de La Cámpora, y la senadora María de los Angeles Sacnum.

Sobre la competencia interna que se avecina y en referencia a su rival directo, Bielsa dijo que le gustaría compartir una fórmula con Perotti, a lo que el senador la rechazó. “Desde que ganamos la senaduría en 2015, tengo equipo formado y venimos trabajando juntos desde hace tiempo”, dijo ayer el senador nacional en diálogo con LaCapital.

Apenas pasados unos minutos de las 10 de ayer, Bielsa enfrentó micrófonos y cámaras en un club Banco Provincia; en el residencial barrio de Guadalupe del norte de la capital provincial. De espaldas a un ventanal por el que se veía el verdor de un jardín y ataviada con un sobrio vestido negro, encaró a los periodistas en soledad (nadie fue sentado a su lado) preguntando si los habían convidado con un café al menos. “Somos austeros pero no tanto”, se ufanó para recriminar en broma con que “empezamos mal con la ideología de género” al advertir la absoluta preeminencia de reporteros de sexo masculino.

“Venimos trabajando desde hace más de un año en silencio con el convencimiento de que había que llegar este momento con cierta fortaleza para anunciarles que el espacio que constituimos que es Encuentro por Santa Fe —y que más amablemente le decimos “Encuentro”— va a disputar en las elecciones de este año y que yo voy a ser precandidata a gobernadora por la provincia de Santa Fe”, dijo en su introducción, en la que resaltó la importancia de los recorridos realizados antes de llegar al anuncio. “No me refiero solo a los muchos lugares físicos sino a los muchos sectores, agrupaciones, dirigentes y ciudadanos con los que hemos entablado un diálogo para confluir en una agenda y una empatía de trabajo”.

El anuncio, diría a continuación, llegó cuando estimó que el aludido diálogo estaba “maduro” y siempre “en la idea de que hasta el último día del cierre de listas vamos a trabajar por la unidad. No sólo del peronismo sino por la unidad del campo popular y de hecho hemos recibido enorme cantidad de apoyos, adhesiones de partidos que históricamente no estuvieron cerca del peronismo y que hoy analizan la realidad del país y de la provincia con una mirada muy afín a la que nosotros tenemos. Esto es lo que surge de mucho diálogo por lo cual vamos a trabajar en esa unidad que no es sólo de los dirigentes”.

¿Quiénes son los sectores aludidos? “Los que ustedes han visto en todo este tiempo que van desde la centroderecha a la centro izquierda. Hay partidos que han tenido una alianza histórica con el justicialismo y otros que no. La última elección de la que participé fue en el 2011 y desde entonces el cambio es enorme. El que lea el país hoy de la misma manera que hace un par de años se equivoca. El triunfo de Bolsonaro que tanto preocupó a la política Argentina es mucho más profundo de lo que pensamos. No sólo por el impacto comercial y económico sino cultural y moral que va a tener en nuestro país. Hay que leer el país en los cambios del mundo y a la provincia de Santa Fe en ese contexto”, analizó.

La Capital de Rosario

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.