Los tamberos de SanCor decidirán si avalan una sociedad para la venta de la empresa láctea

Será durante una asamblea que se realizará el 30 de mayo. La firma perdería el control del negocio. Con el aval de sus socios tamberos buscarán un marco de sociedad anónima que permita la venta o asociación a un grupo inversor.

SanCor buscará el 30 de mayo, el aval de sus tamberos socios para avanzar en la figura de una sociedad anónima que le permita la venta o asociación con un grupo inversor.

La expectativa es que esto último -como es cooperativa no se puede vender pero puede transferir activos y pasivos a una S.A.- se pueda terminar de concretar luego de las elecciones de octubre próximo con alguna de las firmas que hasta el momento manifestaron interés por la empresa. Se trata de Lala (México), Lactalis (Francia), Gloria (Perú) y Fonterra (Nueva Zelanda). Hasta hace poco se hablaba también de consultas de Conaprole (Uruguay). En algunas charlas, directivos de la cooperativa no habrían descartado inclusive la posibilidad de explorar otro acuerdo con Vicentín, que el año pasado pasó a controlar el 90% de su negocio de yogures, postres y flanes a cambio de US$ 100 millones.

Por lo pronto, con algunas de las firmas extranjeras SanCor pactó el cruce de información y, según algunas fuentes, espera para el mes próximo la visita de ejecutivos de las firmas interesadas.

En medio de la crisis de las últimas semanas por las demoras del Gobierno en efectivizar la ayuda, una posibilidad era que la nueva sociedad anónima podría tener un 30% de participación para la cooperativa de tamberos y un 70% para el grupo inversor. De esta manera perdería el control del negocio, aunque la expectativa es que si la empresa llega mejor parada a ese proceso podría aspirar a un mayor porcentaje.

Mientras tanto, el 30 del actual, en Sunchales, se realizará una asamblea extraordinaria con productores que le servirá a la cooperativa para conseguir el visto bueno en dos temas.

Por un lado, la aprobación formal del fideicomiso que canalizará la ayuda de $ 450 millones que dispuso el Gobierno. Menos de la mitad de esa plata ya comenzó a entrar, de acuerdo a fuentes de la producción vinculadas con la compañía, pero para salvar los formalismos se aprobará su proceso en los papeles. La figura del fideicomiso se habría elegido para que el mismo Gobierno tenga el control de los gastos y pueda quedar al margen de cualquier reclamo judicial contra la empresa.

El otro aspecto es que el consejo de administración pondrá en consideración el plan de reestructuración de la compañía. SanCor tiene cuatro plantas cerradas y por el momento seguirán así por la baja recepción de leche. En medio de la crisis, donde perdió 300 productores que le entregaban leche, hoy está por debajo de los 800.000 litros diarios, cuando el año pasado superaba los tres millones de litros. Además, tiene que afrontar deudas con tamberos, empleados, proveedores y la AFIP que hoy harían un total cercano a los $ 2000 millones. Todo esto sin contar la parte financiera, que sería de más de $ 3000 millones.

Por ello, dentro del plan de reestructuración hay un capítulo que habla de la posibilidad de una alianza que podría ser bajo la figura de una sociedad anónima. Sobre esto también estarán votando los tamberos en la asamblea del 30 del actual.

En el caso de los tamberos, les deben 15% de la producción de enero, el 90% de febrero, el 50% de marzo y el 100% de abril. “Hace tres semanas que venimos escuchando promesas de pago pero todavía no pagaron parte de lo que decían que iban a cancelar”, contó un tambero bonaerense.

Lo llamativo es que los productores que siguen entregando y quienes se fueron comenzaron a recibir llamados para que manden leche a la empresa para que vuelva a generar un volumen de materia prima.

Respecto de los empleados, los sueldos están atrasados desde febrero pasado. “Van depositando algo, pero nunca la totalidad y va quedando todos los meses parte sin cobrar”, señaló un empleado, que indicó que el viernes pasado la empresa pagó $ 13.000 a cada trabajador. Ese pago evitó, por ejemplo, que en Centeno, Santa Fe, donde está una de las plantas paradas, se volviera a cortar la ruta 34.

Más allá de la dura realidad, cerca de SanCor confían que, con el dinero oficial y si logran recuperar leche, lo que les daría un respiro, la situación podría estar “normalizada” en algo más de un mes y medio, como para luego encarar el proceso con un grupo inversor.

 

Fuente: UNO Santa Fe.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInBuffer this pageFlattr the authorShare on RedditEmail this to someoneDigg thisShare on StumbleUponShare on TumblrPrint this page

También podría gustarte