Largas colas para conseguir un trabajo en el nuevo supermercado

Ayer recibían CV para nuevos puestos laborales.

Tan grande fue la expectativa de los esperancinos ante la convocatoria de trabajo que realizó el supermercado Kilgelmann que se formaron más de tres cuadras de cola de postulantes. “Ver la cantidad de gente es una alegría para nosotros pero también mucha preocupación porque se ve que hay mucha gente sin trabajo”, afirmó Jorge Kilgelmann.

La cadena de supermercados Kilgelmann, con 10 sucursales en toda la provincia, realizó la convocatoria para cubrir los puestos de trabajo ante la inminente apertura de una dependencia en Esperanza.

Se buscaban cajeros, repositores, carniceros, panaderos, fiambreros, verduleros; sin necesidad de contar con experiencia previa.

Ante ello, desde las 6 se observó la fila de interesados que llegaron con la ilusión de conseguir un trabajo.

“Ver la cantidad de gente es una alegría para nosotros pero también mucha preocupación porque se ve que hay mucha gente sin trabajo y eso impacta”, reconoció Jorge Kilgelmann en diálogo con la CSC Radio.

Especificó que “la convocatoria es para cubrir todos los puestos de trabajo ya que el compromiso con la intendenta fue que todos los trabajadores del supermercado debían ser de Esperanza, salvo uno o dos que en el primer tiempo vendrán de Santa Fe para que capaciten a los empleados nuevos”.

Sostuvo que el requisito fundamental para poder acceder a un puesto laboral “es que tengan capacidad de servir y que puedan atender bien a los clientes, porque lo otro todo se aprende” y especificó que se tomarán “entre 30 y 35 empleados dependiendo de la expectativa de funcionamiento que tenga el supermercado en Esperanza”.

Si bien admitió que “la intención era que esté todo listo en diciembre”, estimó que eso ocurriría “en febrero o marzo” porque “todo lleva su tiempo al ser un supermercado tan grande”.

Pese a la gran necesidad laboral de la ciudad, vaticinó que “con esto que vamos a instalar en Esperanza vamos a crear un clima distinto, porque cada vez que se instala un supermercado como éste, alrededor se van formando otras cosas, la gente comienza a pensar distinto, a ver nuevas oportunidad que se pueden dar y por eso esperamos aportar a Esperanza algo de lo mucho o poco que podemos hacer”.

Respecto a la ley de descanso dominical opinó que “es una ley que se complicó mucho porque para que realmente funcione tiene que estar todo cerrado ya que si en Santa Fe los comercios están abiertos y en Esperanza, Santo Tomé y San Carlos están cerrados, la gente se va a comprar a Santa Fe el domingo, perjudicando a los comercios locales”.  “Tiene que ser o todo o nada”, señaló.

Además, sostuvo que tras el fallo de la Corte “lamentablemente se volverá a abrir los domingos” y dijo ser “un convencido de que todo el mundo debe cerrar los domingos, porque ese es uno de los principales problemas que tenemos con nuestros empleados”.

 

 

Fotos EDXD y Fernando Moerch

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.