El esperancino Mariano Gómez convocado a la Selección Sub 19 Argentina

El jugador de Unión de Santa Fe fue convocado por Sebastián Beccacece para sumarse a los entrenamientos de la Pre Selección Sub 19 de fútbol en el predio de Ezeiza.

Luego de su debut desde el arranque ante Arsenal de Sarandí por la fecha 15 de la Súper Liga Argentina el jugador surgido en San Lorenzo de Esperanza continúa con buenas noticias y en esta oportunidad fue llamado por el equipo técnico de selecciones Juveniles de AFA para sumarse a los entrenamientos.

Mariano Gómez, debe presentarse el próximo lunes en el predio de Ezeiza para trabajar junto a la Preselección Argentina Sub 19 que está a cargo del ayudante de campo de la Selección Argentina que conduce Jorge Sampaoli, Sebastián Becaccacece.

Si bien el esperancino había quedado desafectado de los jugadores del equipo de Madelón que concentran a la espera del derbi santafesina, sí iba a estar el lunes desde las 9 de la mañana en el “15 de Abril” para el clásico de Reserva y el mismo ya fue descartado por su viaje a Buenos Aires.

Algo más de Mariano Gómez

El marcador central hizo su carta de presentación de la siguiente manera: “Comencé jugando de cinco, vine a Unión y me pasaron de central. En los partidos de inferiores de AFA también jugué de cinco, ante Racing por ejemplo cuando perdíamos me mandaron a cabecear debido a la altura. Estoy afianzado en defensa, aunque también si se me presenta la oportunidad de jugar como volante central lo haría sin problemas”.

Y contó: “Fui al banco ante Huracán de Villa Ocampo y ante Central en Rosario. En el primer partido de Copa Argentina cumplieron con el rito de raparme Lucas Gamba, Franco Soldano y Manuel De Iriondo, no pude hacer nada (risas). En la concentración, después de cenar me agarraron. Lo esperaba pero como no estaban Britez y Nereo creí que podía zafar. Me calleron los tres a la pieza, con la maquinita de cortar el pelo y me hicieron un desastre. Tuve que esperar hasta el otro día al mediodía para emparejarme un poco”.

En otra parte de la charla, dijo: “Desde chico me traía mi papá o los padres de otros compañeros de Esperanza, hasta que me dieron la pensión. No es fácil vivir en la pensión, pero una vez que te acostumbrás tus compañeros son como hermanos, al igual que con los cocineros o la gente que trabaja ahí que pasa a formar parte de tu familia. Se extraña a la familia y los amigos, son cosas que se pierden, pero todo sea por un futuro”.

En cuanto a cómo hizo con su escolaridad, manifestó: “Los años que viajé estudiaba en Esperanza, en el turno mañana. A la tardecita llegaba muy cansado, pero estudiaba. Cuando me vine a vivir a Santa Fe arranqué a estudiar en el Comercial Nocturno, como todos los chicos de la pensión”, sostuvo el juvenil que se ilusiona y sueña con cosas grandes.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.