Comienza esta noche la Liga Nacional, la misma que fundó Almagro

En el gimnasio cubierto "Angel P. Malvicino" del Club Atlético Unión de Santa Fe abren esta noche Libertad de Sunchales y San Lorenzo de Almagro una nueva edición de la Liga Nacional de Basquetbol. A principios de los ochenta Almagro de Esperanza la jugó y se codeó con los mejores.

El basquet vuelve a adueñarse de Santa Fe como en tiempos no tan lejanos… Esta noche desde las 21 y con televisación de TyC Sports para todo el continente se pone en marcha una nueva edición de la Liga Nacional de Basquetbol.

Libertad de Sunchales y San Lorenzo de Almagro levantan el telón para una magnífica temporada que se preparó de la mejor forma para que los 20 mejores equipos del país comiencen a recorrer el camino a la perfección.

Los tiempos cambiaron pero aún en Esperanza una pared luce con orgullo un cartel que dice… “Club Fundador de la Liga Nacional”. La Liga Nacional fue creada en 1984 por iniciativa de José María Cavallero, León Najnudel y Horacio Seguí.

Aquellos primeros pasos reemplazaron al histórico Campeonato Argentino de Clubes y fue organizado por la Asociación de Clubes.  Equipos de Capital Federal, Córdoba y Santa Fe dieron el puntapié inicial y entre aquellos inolvidables planteles estuvo Almagro de Esperanza.

Atrás habían quedado aquellos campeonatos argentinos, los títulos de Santa Fe con base de jugadores de Almagro de Esperanza y el inolvidable viaje a Ecuador donde esos enormes gladiadores tocaron el cielo con las manos.

Almagro de Esperanza siguió haciendo camino, sin temores y fiel a su costumbre le puso el pecho a la propuesta y a pura garra y corazón se codeó por varias temporadas con los mejores y fue portagonista absoluto de aquellos comienzos de la Liga Nacional.

La esquina de Alberdi y Pueyrredón encierra innumerables recuerdos imborrables que aún hoy se recuerdan como parte de aquel inolvidable paso por la Liga Nacional… Aquel llamado telefónico desde los Estados Unidos ofreciendo un americano sin mayores datos y el viaje a Buenos Aires con Eduardo Tedesco a la cabeza junto al “Pato” Roldán para buscar aquella incorporación estrella que resultó ser Joseph Garrett que rápidamente se enamoró en Esperanza de las hamburguesas de “Pupo” Alba. Garret, Albert Owens y Tommy Anderson fueron los “negros” que por varias temporadas encandilaron a los niños y no tantos, que quedaban inmóviles ante semejantes jugadas.

“Panchi” Hominal y Raúl Cammisi entre otros brillantes dirigentes, fueron los que se cargaron semejante proyecto al hombro y así hicieron las mil y unas para poder juntar el mango y costear viajes, hoteles, entre tantas cosas para encarar una Liga Nacional… Y cuántas veces se taparon cosas que adquirían o pagaban con dinero de sus bolsillos para que no se enteren sus señoras… Cómo aquella vez cuándo los jugadores de Almagro salieron a la cancha con las botitas Pony blancas y según cuál de las esposas preguntaba, la plata la había puesto el otro.

Anécdotas, historias, para llenar libros y libros y no alcanzarían porque fueron noches eternas donde Esperanza no dormía.  Cuando se jugaba de local el gimnasio quedaba chico y cuando se jugaba fuera de casa todos pegados a los parlantes de las radios que viajaban con el plantel y hasta a veces esperar una victoria resonante en Capital Federal y salir corriendo al quiosco porque el Clarín del día siguiente tendría en una de sus hojas de deportes un pequeño recuadro con el título: “Ganó Almagro”.

Victorias resonantes, cómo aquella en la “Bombenerita” en el último segundo cuando Boca y Almagro llegaron igualados al último segundo y en el minuto que pidió “Pepote” el “Pato” Roldán poco escuchó sus indicaciones y solo se encargó de remarcarle una y otra vez al “Patito” Paoli que la pelota se la diera a él y no a Garret, porque sería el mismo “Pato” el que definiría el partido y así fue… Se reanudó el juego y ante el grito ensordecedor de Joseph, “Patito” solo lo miraba al gran “Pato” y cuándo este le hizo seña le pasó la pelota y al sonar la chicharra el “Pato” se elevó y con un ganchito puso el marcador a favor de Almagro y así se volvió a casa ganador… Esa misma noche Ricardo Porta con su relato hizo llorar a toda una región.

Entre las historias están la de los viajes, los autos de la agencia de Raúl Cammisi siempre estaban a disposición, y después de cada partido había que hacer números y siempre era más barato comer en el comedor de Almagro y así se volvían de Capital Federal sin comer y a la madrugada siempre alguien los esperaba con las luces prendidas para el sandwich y una gaseosa.

Jugadores de Liga Nacional que de día trabajaban y en momentos libres iban a entrenar como “Pato” Roldán que todas las siestas iba a tirar al aro y tantos niños desesperados quedaban debajo del aro alcanzándoles las pelotas. Jugadores de Liga Nacional que cuidaban la moneda que llegaban sobre la hora a jugar y así cuando el partido era importante en Buenos Aires solo había hotel para los titulares y los suplentes se quedaban dando vueltas en la calle esperando la salida al estadio… Jugadores de Liga Nacional como Hugo Cignetti que después de una parada brava, se bañaba, viajaba toda la noche y con las primeras luces del día se acomodaba la corbata en el auto que lo traía de vuelta y volvía al Banco a trabajar.

Todavía se escuchan los gritos en aquel inolvidable partido con River Plate o cuando un tal Eduardo Cadillac y su poderoso Obras se las vieron feas para llevarse la victoria a Buenos Aires o la vuelta con Ferro en Caballito. Esa misma noche de Almagro con Ferro en Buenos Aires, al término del partido un representante de jugadores pidió por un jugador de Almagro para llevárselo al basquet universitario de los Estados Unidos, jamás imaginó esa persona que aquel enorme jugador llamado Héctor “Pato” Roldán tenía casi cuarenta años.

Esta noche arranca una nueva edición de la Liga Nacional de Básquetbol, la misma que jugó varias temporadas Almagro de Esperanza. La misma que disputó un puñado de heroicos apellidos que supo llevar bien en alto el nombre de la ciudad a cambio de gloria. Imposible nombrar a todos porque siempre alguno faltará, pero todavía sucede que al pasar por la esquina de Alberdi y Pueyrredón todavía están los recuerdos bien frescos de aquella época de Liga Nacional, fue la última parte de una etapa dorada que jamás se podrá olvidar.

Esta noche en Santa Fe, Libertad y San Lorenzo abren una nueva edición del máximo nivel del basquet de la Argentina… Almagro y toda una ciudad saben de qué se trata.

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.