Atletas con síndrome de down dan otra pelea: la justicia en la competencia deportiva

Sus padres y entrenadores reclaman que los juegos locales, provinciales y nacionales incluyan una nueva categoría única para ellos porque no son atletas con "discapacidad intelectual".

En la historia de los Juegos Paralímpicos jamás participó un atleta con síndrome de down de ninguna nacionalidad. 

 

Actualmente, hay 9 millones de personas con Síndrome de Down en el mundo, de las cuales, 40.000 son Argentinas/os según la Encuesta Nacional de Discapacidad realizada en el 2015.

Más de la mitad de esta población, exactamente el 52.1% realiza actividad física. Lamentablemente, dichos deportistas, recaen en la realización de actividades deportivas, con una mirada plenamente recreativa, no pudiendo experimentar el área competitiva o de alto rendimiento.

Lo que ocurre en las competencias deportivas federadas, es que las personas con Síndrome de Down, ingresan dentro de la categoría de “Discapacidad Intelectual”, en esta misma categoría, se inscriben también aquellos atletas que poseen otras discapacidades, como lo son : T.G.D. (Trastorno Generalizado del Desarrollo), Retraso Madurativo, Síndrome X-frágil, etc.

¿Cuál es la problemática?

Al no existir sub-categorías dentro de la categoría única de “Discapacidad Intelectual”, nace una amplia desventaja para las personas con Síndrome de Down, desde las competencias de nivel local, hasta en aquellas de nivel internacional, como lo son los Juegos Paralímpicos. Esta desventaja se debe a que el Síndrome de Down, no solo proporciona desfasajes en el desarrollo intelectual, sino que además conlleva deficiencias físicas, auditivas y visuales.

Según el estudio realizado por ASDRA, en el caso de las personas con Síndrome de Down en Argentina:
– El 30.8% posee deficiencias visuales
– El 30.1% posee cardiopatías
– El 30.1% Hipotiroidismo
– El 8.9% posee deficiencias auditivas

Aparecen entonces dificultades ocasionadas por características genéticas propias de la patología. Se puede encontrar deportistas con hipotonía, laxitud ligamentosa, reducción de fuerza o extremidades cortas, entre otras, características que determinan una desventaja en las competencias deportivas al no existir una categoría única en las competencias.

El comité Paralímpico se niega a crear una categoría especial para atletas con síndrome de Down con argumentaciones sin demasiado sustento científico. No utilizamos en esta nota la palabra discriminación para no victimizar a nadie, pero la realidad se acerca mucho a esta definición. El ejemplo más claro de la realidad es que en la historia de los Juegos Paralímpicos jamás participó un atleta con síndrome de down.

Formaron otra institución

Dada esta desventaja deportiva, y la negativa por parte del Comité Paralímpico Internacional de sumar una categoría única para Atletas con Síndrome de Down, nace la SU-DS (Sport Union for Atlhetes with Down Syndrome), que en castellano es la Unión de Deportes para Atletas con Síndrome de Down.

Dicha entidad es la responsable de regular la actividad del deporte para personas con Síndrome de Down a nivel internacional respaldando actualmente 10 disciplinas deportivas, entre ellas fútbol 5, natación, nado sincronizado, gimnasia artística y rítmica, básquet 3×3, ski, tenis de mesa, atletismo y judo.

La S.U.D.S., además, supervisa y promueve la realización de cada mundial específico de cada disciplina y los “Trisome Games” (en castellano “Juegos de la Trisomía”). Estos Juegos son olimpiadas pensadas para atletas con Síndrome de Down, donde se disputan competencias deportivas de las 10 disciplinas diferentes, en una misma ciudad y durante el mismo período de tiempo, llevados a cabo cada 4 años.

La primera y única edición de los TRISOME GAMES, se realizó en Florencia (Italia) en el año 2016. Su próxima sede, en 2020 será Antalya (Turquía).

Los campeones argentinos

Nuestro país ya tuvo sus primeros representantes en estas competencias Internacionales y con reconocidas consagraciones:

JUAN IGNACIO ALARCÓN (23 años)

-Único participante Argentino en los Trisome Games, donde logra: Sub-Campeón Mundial en Salto y Suelo y tercer puesto en Barra.
-Participación en el Mundial de Gimnasia para Atletas con Síndrome de Down en Alemania (2018): Logró 3 medallas de Oro para Argentina.

AGUSTÍN BORTOLOTO (15 AÑOS)
-Único participante Argentino en la disciplina de Natación (Junior), en el Mundial de Natación para Atletas con Síndrome de Down en Truro-Canadá, donde logra:
Sub-Campeonato Mundial en 25mts estilo Pecho.

NADO SINCRONIZADO
Representantes: Clara Nievas (17), Jacinta Martinez (17), Andrea Lazzari (42), Violeta Mendez (17) y Catalina Domingo (13).
Todas participaron en el Mundial de Natación para Personas con Síndrome de Down en Truro-Canadá, donde lograron:

JACINTA MARTINEZ : Medalla de Plata en Solo

JACINTA MARTINEZ Y CLARA NIEVAS: Medalla de Plata en Dúos

JACINTA MARTINEZ, CLARA NIEVAS, CATALINA DOMINGO Y VIOLETA MENDEZ: Medalla de Plata en Equipo.

JUAN PABLO CASTET LAMELAS
Disputó el Mundial de Tenis de Mesa para Personas con Síndrome de Down, entre el 1 y 8 de Octubre en Madeira-Portugal. Fue CAMPEÓN DEL MUNDO en dicho torneo.

FÚTBOL
Seleccionado Argentino que disputará el Mundial de Fútbol para Personas con Síndrome de Down, el año entrante en Brasil.

Con los representantes que ya han podido competir de forma internacional (8 deportistas), Argentina acumula:
4 MEDALLAS DE ORO
6 MEDALLAS DE PLATA
1 MEDALLA DE BRONCE

Esos 8 deportistas, representan solo el 0.02 % de la población total de personas con Síndrome de Down estimada en Argentina.

Como dijimos anteriormente el 52.1% de las Personas Argentinas con Síndrome de Down realizan deporte, lo que representa un número aproximado de 20.840 deportistas con Síndrome de Down. En este caso, nuestros 8 representantes internacionales serían solo un 0.038% de todas las personas Argentinas con Síndrome de Down que realizan deporte.

Esta secuencia de cálculos estadísticos no hace mas que evidenciar el gran potencial deportivo que tienen los Argentinos con Síndrome de Down. Considerando que con solo un 0.02% del total de la población, con dicha patología, han logrado obtener 11 medallas Internacionales.

Este grupo de personas que quedaban en desventaja en las competencias deportivas, se alza de medallas la encontrar competencias internacionales solo para personas con Síndrome de Down, con una categoría única, como solicitan los padres de los atletas desde hace varios años.

Comenzar con la inauguración de la categoría única en las competencias locales, provinciales y nacionales, les permitiría generar futuros grandes atletas, competir en igualdad de condiciones y servir de parámetro para conocer el nivel que existe en nuestra región y en nuestro país.

La realización de juegos locales, provinciales y Nacionales, con una nueva categoría única para el Síndrome de Down, permitiría utilizar dichas competencias para decidir quienes tienen condiciones y posibilidades de representarnos a nivel internacional.

La elaboración de esta nueva categoría, además, traería consigo un incentivo para que las personas con Síndrome de Down comiencen o continúen a practicar deporte (aquel 47.9% que no lo hacía).

También esta nueva categoría incentivaría a los docentes y profesionales a trabajar con estas personas y a las instituciones deportivas a trabajar con este grupo de personas, considerando que las posibilidades deportivas a nivel nacional son reales.

No contemplar este pedido de los padres, profesores y las entidades deportivas que los reciben es también poner una nueva barrera a la lucha permanente de integración en igualdad de condiciones.

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.